~Welcome~

Bienvenido a la Isla de Crumisa, donde puedo compartir contigo mis delirios y mis desvariaciones en esta aburrida isla paradisíaca.

domingo, 29 de agosto de 2010

Mangas, cortas y largas

Cuando entré en la ESO dí con la existencia del manga y yo, que desde 5º me apasionaba la lectura y desde mucho antes de tener consciencia me apasionaba aún más el dibujo, comencé a explorar ese mundo "manguil" con identica pasión. Raro era el viernes que no ibamos a visitar Nostromo -la tienda especializada a la que, por razones geograficas y de material supongo, me hice asidua- y me traía algún tomo.

Cuando finalicé Bachiller no acabé con esta pasión, ni con la de la lectura, pero si se vió apagada bajo las oleadas que cada año venían: menos tiempo por los estudios, más hobbies que alimentar...

Hoy día sigo leyendo mangas, pero debido a mis otros hobbies he decidido tomarmelo con calma. Me centraré en una, o dos, serie y hasta que no la acabe no continuaré otras. Ya que, como siempre en todo de mi vida, tengo decenas de series incompletas.

Actualmente estos son los mangas que poseo.

Un día de estos cogeré uno, de los más antiguos, que me evoquen esa inocente infacia que pasé con ellos, y te lo leeré una noche antes de dormir, mi querido vellocino.

jueves, 26 de agosto de 2010

Con algas entre los dedos

Hoy camino por la playa de la isla. Siento como las olas juguetean con mis pies y me enredan entre mis dedos las algas del mar. ¿Qué importa que el camino siempre sea el mismo? Mientra nosotros cambiemos...

Sin embargo, no se me apetece nada, mas que andar despacio y flotar en la sal.

Mis pies se van quemando sobre la tostada arena y mientras avanzo, en mi cabeza resuena la música penetrante de mis cascos:

Who wants to live forever,
when love must die. 


Perdida en una isla me hallo. Hallada en mi perdición... menuda paradoja.

Cause everything is nothing
And emptiness is in everything. ♪

Y así, sigo mi eterno camino en esta solitaria vida que es la mía. Pensando, hablando...Pero yo no hablo sola, no. Yo te hablo a ti, mi tierno y querido vellocino de oro.

lunes, 23 de agosto de 2010

Entrevista con el vampiro

Hoy por fin me he acabado Entrevista con el vampiro, de Anne Rice. Me lo regalaron mis padres este fin de año.

Como siempre, me cuesta leer en vacaciones. Necesito algo que me lleve a leer: esperar en una parada, en una consulta, en el bus -en el coche, sin embargo, no, prefiero dormir-, en los intermedios de las clases, etc. Sin embargo, este curso ha sido duro. Más que duro...cansino. Entre las clases, las prácticas y las horas de estudio no tenia tiempo ni de dormir, lo que hizo que aprovechara cualquier ocasión para echar una revitalizante siestecita: en el cesped en los ratitos libres entre clases, en el coche, en la biblioteca, en la sala de estudio abarrotada de alumnos en pleno griterio, durante las charlas teóricas de los profesores durante las prácticas de laboratorio...hasta acabé llevándome un cojincito a todos lados.

Es por esto que he tardado tanto en terminarlo. ¿Qué digo? ¡Más estoy tardando en otros! Para este "tan sólo" he tardado 8 meses.

Llevaba ya casi todo el libro leído cuando entré en la pasividad de las vacaciones y no lo volví a coger hasta hoy, debido a una imprevista cita en el médico. Y es que comiendome un "kebab de mi pueblo" tuve un pequeño acciente -es lo que tiene el hambre, muerdes con ganas y luego oyes un crujido- y me creía haber roto un diente. Pero no, era que me habia despegado el pegamento extraduro que tengo para el retenedor. La dentista me han raspado el pegamento -no sin trabajo- y me han puesto otro pegote de pegamento nuevo. Y yo que soy masoca no dejo de pasar la punta de la lengua por un piquito puntiagudo del pegamento. Ahora tengo la punta de la lengua escocida.

Para la espera en el dentista pensé llevarme mi mp3 y la tableta de dibujar, pero al final tomé la -acertada- decisión de llevarme aquel libro y poder así finalizar -o al menos acercarme a ello- su lectura. Solamente me quedaba poco más que el último capítulo y tal fue la voracidad de la lectura que, no hubo pasado media hora de haberme terminado el libro y ya me encontraba en la librería Beta buscando Lestat el vampiro.

¿Qué me pareció el libro? En resumen, me gustó. El prota a veces me resulta demasiado pesimista y ensimismado en tonterias -aunque en eso último me recuerda a mí- y a Lestat lo pone un poco...dejémoslo muy bajo su punto de vista -de Louis me refiero. Por otro lado, la relación entre Louis y Armand me recuerda, en  un -lejano- cierto sentido, a la relación entre unos personajes de un roleo vía online: Travis y James. Aunque no sé muy bien por qué, o bueno, sí lo sé, pero tampoco hay una gran correspondencia entre ambas parejas.

No entraré en más profundidad sobre el libro ya que tan sólo tengo fresco el último capítulo de éste y lo anterior me resulta algo lejano y difuso.

Ahora emprendo el siguiente libro de las Crónicas Vampíricas de Anne Rice, Lestat el Vampiro. A ver qué tal. Ya te contaré, mi vellocino de oro.

Conociendo la Isla

Bienvenido a la Isla de Crumisa, donde podré compartir contigo mis delirios y mis desvariaciones en esta aburrida isla paradisíaca.

Mi nombre es Teófane y vivo encerrada en esta calurosa y húmeda isla.

Para vencer el aburrimiento que me provoca este lugar -y a falta de con que y con quienes distraerme- mi mente divaga de una idea a otra, de un rincón a otro de mi mente, oscura y fresca.

Y a veces, tan sólo a veces, sueño con volar y surcar el mar que rodea esta isla -o tal vez nadar- y huir de este lugar sin fin.

Pero eso tan sólo es un sueño.

Lo que si sé es que, algún día, el viento se llevará mis cenizas y las esparcirá, con suavidad, por todo el mundo.

Incorregible - progreso:


8.039 / 50.000 words = 16% done!

My Steam ID

My PS3 ID