~Welcome~

Bienvenido a la Isla de Crumisa, donde puedo compartir contigo mis delirios y mis desvariaciones en esta aburrida isla paradisíaca.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Traumas para antes de dormir

Toda persona tiene "algo" que la hace tal como es. Algo como algún suceso o vivencia en su infancia y/o adolescencia que marca el desarrollo de su personalidad. Como toda persona -porque si de algo estoy aún segura es de que, a pesar de mi aspecto de oveja, sigo siendo humana) yo también tengo mis muescas que me hacen diferente. En especial, tengo una obsesión: la degeneración humana.

Esto es algo que reside en lo más profundo de mí, encerrado en una caja de cristal ahumado. Y el horror, el asco y la demencia se retuercen dentro, en un baile de máscaras rotas. Mas, no intentan salir, no. El mundo no está hecho para ellas. No está preparado para conocerlas. Y ellas lo saben.

Sin embargo, esa caja de mi interior está hecha de vidrio y, en innumerables ocasiones, pasa a través de ella la luz de la creatividad, antes de llegar a su destino en mi cerebro y proyectarse en la pantalla de mis ojos. De esta forma, en mis creaciones suelen quedar plasmadas esas siniestras ideas que se contorsionan en aquel íntimo lugar de mi mente. Y así, muchas de las historias que escribo tienen una trama o unos personajes que giran o se ven envueltos en estos temas: drogas, maltrato, soledad, paranoia, sadomazoquismo, asesinatos, suicidio... en resumidas cuentas: el sufrimiento, el vicio y la obsesión.

Pero el caso es: ¿cual es mi trauma? ¿Qué es lo que ha creado este pozo en mí?

Si esperabas que te contara una amarga historia de mi infancia te llevarás una gran decepción: como una princesa nací y entre algodones me criaron. Así pues ¿qué pasó? Realmente, no lo sé. En algún momento de mi vida esa semilla germinó. Y quién sabe si esa planta ya estaba ahí cuando nací o fue sembrada por alguna cuestión. Lo que si sé, o al menos creo, es que mi abuelo materno influyó en ello. Él seguramente fue el primero que regó la semilla, y de esta riega germinó el primer brote, mi primera obsesión, aquella que está presente en prácticamente todos mis personajes: la gula. Y poco a poco necesitaba más para satisfacer esa "necesidad" y me interesaban más conocer de esos temas. Y más y más brotes germinaban floreciendo cada uno en sus personajes a través del cual saciar y desahogar la tensión: soledad -Steve-, dogras, cáncer -Tai-, sadismo, esquizofrenia -Travis-, gore, ninfomanía -Adán-, suicidio -Deimo-, prostitución -Nicte-, anorexia -Nicte, Deimo, Fred-, transexualismo -Kira-, vigorexia -Dako-, maltrato infantil, huérfano -Tai, Nicte, Deimo- y un largo etcétera. Estos pobres sufren el infierno que yo les dedico.

Como dije antes, estas ideas tan sólo se ven expresadas en mis creaciones artísticas, quedando totalmente guardadas y escondidas para todo lo demás. Porque, ¿quién no tiene oscuros secretos? Cada mente es un mundo, ¿no? Un mundo de lo más exótico... bueno, tal vez  no todas, por desgracia.

En mis momentos de soledad -en el bus, mientras camino por la calle... - suelo fantasear con estas historias, retorciéndolas, creando y perfeccionando sus trágicas tramas, en las que mis obsesiones, que son las suyas, los llevan por las más diversas sendas del dolor.

Y cuando estoy en mi lecho, acurrucada y preparada para ser llevada por los brazos de Morfeo... ¿sabes, mi lindo cordero, en qué pienso? Reproduzco en mi mente escenas de ellos, agonizando en una lenta muerte que lleva poco a poco a la más profunda oscuridad.

2 comentarios:

  1. Te diría tantas cosas que tantas veces te he repetido. Me encanta como escribes, y me encantan tus tus personajes pero sobre todo, me encantas tu :D

    ResponderEliminar
  2. Ains, eres un cielo~ u///u :%

    PD: en todos los sentidos! XD ;P

    ResponderEliminar

Incorregible - progreso:


8.039 / 50.000 words = 16% done!

My Steam ID

My PS3 ID