~Welcome~

Bienvenido a la Isla de Crumisa, donde puedo compartir contigo mis delirios y mis desvariaciones en esta aburrida isla paradisíaca.

martes, 6 de marzo de 2012

Amparo

Curioso los giros que da la vida; Curioso el porvenir; El devenir de la gente, la profundidad que éstas atesoran.

Hoy había llegado con media hora de antelación a la estación de autobuses y me había propuesto el sentarme, aislarme de cualquier pensamiento o distracción y concentrarme en la novela que tengo entre manos. Porque para mí, el mejor momento de inspiración no es otro que en el bus.

Pero entonces llego aquella anciana. Bajita y delgada, con la piel curtida y arrugada. Se sentó en el centro del banco, entre un hombre y yo, a la vez que decía que no importaba que apartáramos nuestras pertenencias, que ella era finita. Su voz era extrañamente firme y a la vez suave y delicada. De aquel que tiene una larga vida a sus espaldas. Quise elogiarla por ello, pues realmente me había gustado su voz. Casi parecía una actriz de doblaje, interpretando a una chamán en alguna película.

Para cuando quise darme cuenta, y de hecho no recuerdo bien cómo empezó todo, había bajado la pantalla del portátil y me había sentado mirando hacia la mujer, totalmente embelesada por sus historias. Por su historia.

No pasaré a contar su vida aquí pues ni me concierne ni sería lo suficientemente fiel como su historia se merecería. Tan sólo reflexionaré sobre el hecho de lo que una persona puede haber llegado a vivir. ¡Cuantas experiencias en tan sólo una vida! Y tan imperceptibles que resultan a la mirada inocente en el paso de la gente.

Ambas creo que esperábamos que llegado el momento de subir al autobús nuestro encuentro finalizara. Pero un impulso me hizo sentarme a su lado en el bus. El viaje fue tan corto como lo fue la espera del autobus.

Sé que últimamente estoy ya de por sí sensible pero... ay, mi vellocino, casi estuve apunto de que se me saltaran las lágrimas varias veces a lo largo de nuestro viaje. Qué de experiencias, dichas y desdichas, pueden depararnos la vida.

1 comentario:

  1. Y es que a veces...las historias y experiencias de la gente que nos rodean pueden no solo superarnos en cuanto a emociones,sino a inundarnos con la experiencia y vivencias que esas personas tan humildes a simple vista, tienen acumuladas a lo largo de los años...

    Siempre harán que te preguntes a ti mismo a veces "cuanto me queda aún por VIVIR?"

    Pues la respuesta está en vivir,sin más ;")

    ResponderEliminar

Incorregible - progreso:


8.039 / 50.000 words = 16% done!

My Steam ID

My PS3 ID