~Welcome~

Bienvenido a la Isla de Crumisa, donde puedo compartir contigo mis delirios y mis desvariaciones en esta aburrida isla paradisíaca.

domingo, 17 de junio de 2012

Perdí mi Argonauta

Cometí errores y te pedí perdón; te di mis razones. Porque, como siempre, yo sólo pretendía que me comprendieras, que me entendieras. Pero las musas no entienden a sus artistas; sólo ofrecen y dan sin pensar. Así que, Parténope, de tu silencio deduje que ni me entendiste ni, por tanto, pudiste perdonarme.

Al día siguiente estuve esperándote en la orilla a que vinieras a recogerme en tu barca, como días atrás habíamos acordado. Pero no apareciste. Te llamé, desde la distancia, y tu explicación se redujo a un 'Hoy no tenía nada importante que hacer en Crumisa, así que no fui'. Porque, claro, yo no era nada para ti.

Y volviste a las sombras y la desaparición de las que te saqué momentáneamente con mi llamada, sin dar más señales de vida. Te alejaste de Crumisa tal como habías venido.

¿Sabes qué es un Argonauta? Es aquel que busca al vellocino de oro. Y tú, Parténope, lo has dejado abandonado en la orilla.

Pero no me llores, mi pequeño vellocino, no estás solo; Aquí estoy yo, la solitaria Teófane, la olvidada de Poseidón, la olvidada de todos. Porque no necesitamos a nadie más que a nosotros mismos en la perdida  Isla de Crumisa.

2 comentarios:

  1. El osoargonauta echó los aperos marinos,botó su barca, se colocó el yelmo sobre su rizado pelo y orejas e izando las velas se echó a la mar. Mientras navegaba, no dejaba de pensar en su amada Teófane, en como se había equivocado también con ella...y en como lamentaba no encontrar los vientos que partían de su isla para ser recogidos dulcemente por sus velas. Gritó a Poseidón por hacer que su amada Teófane estuviera recluida tan lejos y la llamó sin descanso, bramando a lo largo y ancho del mar... "Teófane! Teófane!".

    Después de noches oníricamente febriles...un aroma inundó el aire mientras el osoargonauta se encontraba recostado en su barca,mirando las estrellas...era su dulce aroma,el aroma de su amor Teófane.

    Abandonando la barca y finalmente pisando la playa, la encontró..triste y melancólica, y agarrando entre sus manos un maltrecho vellociono.

    El osoargonauta, que había salido de las sombras, le entregó algo fulgurante: un vellocino dorado que hizo que los cabellos de Teófane se tornaran también de oro.

    El osoargonauta le tocó con las zarpas su cabello y le susurró al oído a la pequeña y dulce Teófane "Te quiero, y por ancho e inhóspito que pueda parecer este océano que rodea tu isla..no estarás sola, bella Teófane".

    ResponderEliminar

Incorregible - progreso:


8.039 / 50.000 words = 16% done!

My Steam ID

My PS3 ID